Nunca se conforme con el minuto de consuelo